Botella de gas refrigerante natural
Información sobre los gases refrigerantes

Tipos y usos de gases refrigerantes naturales

Como alternativa a los gases refrigerantes sintéticos tenemos los gases refrigerantes naturales que, haciendo honor a su nombre, son de origen natural o, mejor dicho, se producen por procesos de la naturaleza de tipo bioquímico.

Por lo general, tienen una aportación inapreciable o de cero al calentamiento del globo, sin agotar la capa de ozono y con una gran eficiencia. Conocer sus propiedades resulta esencial para elegir el más adecuado en cada ocasión y también para optar por el mejor sustituto de un sintético. ¡Veámoslos!

Tipos de gases refrigerantes naturales y para qué se utilizan

Damos con tres tipos de gases refrigerantes naturales, que son los hidrocarburos, el dióxido de carbono y el amoniaco.

Hidrocarburos

Hay varios de ellos, pero los veremos en conjunto para indicar, entre otras cosas, que no resultan agotadores de la capa de ozono, pues el potencial de calentamiento global de estos siempre es inferior a 5.

Estos son gases inflamables, con clasificación A3, muy sensibles a las desviaciones de carga y con bajos niveles de presión de trabajo.

Su uso debe darse para sistemas pequeños de refrigeración que incluyan en su diseño la posibilidad de que el refrigerante se pueda confinar si se da una fuga y sin pasar, de ninguna manera, los 150 gramos. Además, este se regula y condiciona fuertemente según normativa.

Dióxido de carbono

El dióxido de carbono es un compuesto que incluye una molécula de carbono y dos oxígenos.

Se considera, como gas refrigerante, respetuoso con el medio ambiente puesto que su potencial de agotamiento del ozono es cero y su potencial de calentamiento atmosférico resulta ser mínimo (de 1).

En cuanto a sus propiedades, vemos que es ideal en cuanto a termodinámica (su temperatura crítica es realmente baja), que requiere de poco consumo de energía y que su presión es bastante alta.

Este tiene múltiples aplicaciones, aunque sí que es cierto que debido a la relación que tiene entre la presión y la temperatura, los equipos han de contar con diseños especiales. Las aplicaciones comunes en la que podemos ver que se usa el dióxido de carbono a menudo son la refrigeración comercial, destacando las máquinas expendedoras, la refrigeración industrial, la refrigeración para transporte, la refrigeración de expansión directa, en aires acondicionados tanto industriales como comerciales y en sus compresores centrífugos. No es aconsejable en el caso de reconversión de sistemas que incluyan fluorocarburo.

Molécula de dióxido de carbono

Amoniaco

Este, también conocido como gas de amonio, incluye tres átomos de hidrógeno y uno de nitrógeno.

Es, a día de hoy, el gas refrigerante de mayor eficiencia en cuanto a su consumo energético y con un impacto mínimo en el medio ambiente, siendo de cero tanto su potencial de calentamiento atmosférico como el de agotamiento de ozono.

Tiene un punto de ebullición bajo, resulta tóxico y algo inflamable.

Se le dan aplicaciones industriales desde los años 30, utilizándose, además en la refrigeración para transporte, en compresores centrífugos comerciales e industriales y en refrigeradores de expansión directa.

Puedes consultar los diferentes gases refrigerantes en nuestra tienda online. Si tienes alguna duda o pregunta, ¡no dudes en contactar con nosotros!

2 thoughts on “Tipos y usos de gases refrigerantes naturales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.